Desk

In memoriam: Fernando García Ponce (1933-1987)

//Isaac Magaña Gcantón

desk_fernandogarciaponcepintura-no

Pintura no

A María del Mar García Ponce

 

era como nosotros o mejor que nosotros… Obsérvense sus cuadros

Enrique Lihn.

 

Transita su sombra buscando el cuadro; recorre espacios y vírgenes. Y aunque el blanco aprieta, lo puro y lo callado se confiesan. Una vez más y otra, la pintura de Fernando García Ponce puebla el lienzo de colores y formas y, sin despojarlo de su inocencia, hace que testifique la lucha que ha tenido lugar en el instante de la creación. Instante en el que sucede el desplazamiento del punto que busca ese mismo lugar del que ha partido, pero que necesita abandonar para que, a través del movimiento, el signo de su existencia cobre sentido y adquiera, por el camino del arte, el soplo que lo convierta en una realidad del espíritu. La pintura busca la pintura y se sirve del pintor para encontrarse.

 

Desde sus inicios, Fernando García Ponce sirvió a la pintura. Renunciando a sí mismo, hizo de sus cuadros una realidad aparte en la que la pintura nunca perdió lucidez y coherencia. Sus lienzos poseen inteligencia e intención, comunican algo; las formas ―cada vez más geométricas mientras se acercan a los cuadros del pintor maduro― y los colores no son arbitrarios: aspiran a la armonía que quiere manifestarse a través de convertirse en un puro silencio. “Dentro de su riguroso despliegue de planos dentro de las limitaciones impuestas a la posibilidad de contrastes de su paleta y su sutil juego de referencias y encuentros cromáticos, su pintura busca una voz que sea ya más silencio que lenguaje o, mejor dicho, que sea el lenguaje del silencio”, escribe Juan García Ponce, crítico de arte y hermano del pintor. Pero la manifestación de este lenguaje no es un deseo del pintor de hacer presencia, al contrario: el pintor quiere ausentarse para otorgarle su lugar a la pintura como realidad y como expresión. En Fernando García Ponce la pintura quiere ser lenguaje, pero sin dejar de ser pintura.

 

desk_fernandogarciaponcegrafismo-sobre-ocre

Grafismo sobre ocre

Si atendemos la evolución que siguió su trabajo, podemos celebrar con justicia esta afirmación. Los primeros cuadros de FGP son bodegones y algunos retratos insertos en la tradición de la pintura figurativa; cuadros que pintó cuando asistía al taller de Enrique Climent. Trabajó la técnica expresionista hasta bien entrados los años cincuenta; algunos de los cuadros más notables de esa época son “Retrato de María del Mar”, “Retrato de Maruja” y “Autorretrato”. Pero Fernando García Ponce buscaba la purificación de la pintura y no tardó en abandonar el expresionismo y afiliarse al cubismo. Influenciado por Juan Gris antes que por Picasso y Braque, su primera exposición individual nos deja ver este deseo de purificación; los veintiséis óleos de naturaleza muerta que componen la muestra que presentó en 1959 en la Galería de Arte Mexicano revelan el anhelo del pintor de hacer que la pintura actúe por sí misma, que busque su propio equilibrio. A pesar de que la forma orgánica está aún presente, anunciaba ya el sonido de un pintor que pronto serviría a esa forma abstracta que busca conservar únicamente puro acorde espiritual formado por el vínculo imperceptible entre la referencia y su representación. A partir de 1960, su pintura se volvería abstracta y nunca dejaría de serlo.

 

La abstracción de Fernando García Ponce nace de un deseo de enfrentar a la pintura con la pintura. Invocando esa interioridad negada; sus cuadros de esta época no niegan el modelo, al contrario, lo poseen y lo incluyen dentro de su realidad, pero esa realidad no nos corresponde, es ajena a nuestra representación del mundo. Sólo así, descansando dentro de su mismo espacio, la pintura de García Ponce, antes que abstracta, analítica, se despoja de la apariencia mundana para servir a la pintura como verdad última. La tarea de Fernando García Ponce es siempre peligrosa; el cuadro, desprovisto de referencias inmediatas, corre el riesgo de convertirse en un mero tapiz decorativo, ¡de una vulgar corbata o un mantel de cocina! Lo que hace que los cuadros de Fernando García Ponce sean buenos es que logra aprehender lo huidizo del espíritu e insertarlo en el lienzo.

 

composición blanco  arena sobre rojo I

composición blanco arena sobre rojo I

 

A partir de 1976 se dedicó más a los collages. Mi primer encuentro a conciencia con la obra de FGP fue con ellos en la exposición permanente del Museo de Arte Contemporáneo Ateneo de Yucatán. En ésos, la potencia y la creatividad del artista plástico maduro se deja sentir desde el primer enfrentamiento. Las técnicas mixtas seleccionadas son precisas y avientan al individuo a la contemplación. Contemplación que arrebata y que no deja existir fuera del cuadro. En esos collages es inútil tratar de buscar el referente; algunas veces, el título nos puede insinuar cuál fue el derrotero que siguió la mente del artista pero, en realidad, sus cuadros existen en sí mismos, en un ambiente aislado del que sólo podemos participar con nuestro goce.

 

Luego, esta muy breve retrospectiva nos conduce a un sitio innegable en el que es posible afirmar que la vida de Fernando García Ponce fue una vida consagrada a la pintura; su “muerte de pintor”, como diría Manuel Felguerez al encontrarlo tendido sin vida sobre su cama, con un libro de Schwitters abierto sobre la mesilla de noche y las formas ya listas de un collage de lo que debería ser un cuadro, muestra esta entrega que tuvo al oficio elegido. A lo largo de su obra, esta entrega se nos revela. Nos fascina y nos conmueve.

 

http://www.fernandogarciaponce.com

 

 

Share:

2 comments

  1. María deL Mar GP 21 July, 2013 at 03:45 Reply

    Mil gracias por mandarmelo y dedicarmelo esta magnifico me gusto mucho te felicito todo mi afecto ahota estoy en la playa en la casa donde Juan se inspiro para hará escrobir La casa en la playa

  2. Maria Garcia Ponce 20 August, 2013 at 15:10 Reply

    MIL GRACIAS EL MEJOR REGALO NO TIENES IDEA COMO LOS QUISE A LOS DOS Y TODOS LOS RECUERDOS GRATISIMOS QUE TENGO DE TANTOS MOMENTOS VIVIDOS JUNTOS TODO MI AFECTO , QUE GRAN REGALO ME DISTES.

Leave a reply