RAMTAZ

El cierre de los espacios culturales y los significantes vacíos

//Eumir Urdiain Farcug

ram_foroalicia1

 

En nuestras sociedades actuales, hemos llegado a un punto en el que es imposible confiar. Esa es una de las mayores victorias del actual régimen, pues ni siquiera estamos seguros de quién manda. Cuando alguien ataca, por ejemplo, a Enrique Peña Nieto, es muy frecuente escuchar, de parte de los más “progresivos” de nosotros, que “él es sólo un títere del sistema”, “él ni decide nada”, “no es a él a quien tenemos que atacar…” y así, al infinito. Es así que, mientras que tenemos claro que somos “esclavos”, que el sistema es “injusto”, que las cosas podrían ir “mejor”, ni siquiera sabemos con claridad contra quién deberíamos de estar peleando; hacia qué fuerza opresora deberíamos de dirigir nuestras rocas. A eso me refiero con que nuestra desconfianza es una de las mayores victorias del régimen.

 

Un ejemplo concreto: este año ya van dos veces que cierran el Multiforo Alicia. Las razones que dio la Delegación Cuauhtémoc son que realizan actividades fuera del uso de suelo registrado; que se han hecho conciertos en la planta baja y eso hace que la gente fume y tome en la calle; que no hay letreros de salida de emergencia, de ruta de evacuación y de no fumar; que venden bebidas por copeo y cigarros; que no cuentan con cajones de estacionamiento; que los extintores no tienen carga actualizada; y, por último, que no hay letreros con los horarios de servicio. Como asistente regular al sitio, yo puedo asegurar que por lo menos la mitad de estos cargos son falsos. Con respecto al uso de suelo, Ignacio Pineda —dueño del lugar— ha dicho que esto también es falso; y en cuanto a los lugares de estacionamiento, extintores y horarios de servicio, son cargos ciertos, pero bastante tendenciosos. Hasta donde me quedé, la multa estaba por los $117 mil pesos. Impagable para un lugar con las características del Alicia, y desmedida si tomamos en cuenta los cargos.

 

Ignacio Pineda ha argumentado que el cierre del Alicia es “un poco político”[1], pues no es secreto que en el lugar no sólo se llevan a cabo conciertos de rock y punto, sino que dichos conciertos, y muchos eventos más como lecturas de poesía, mesas redondas o pláticas,tienen una fuerte agenda política que algunos llaman “radical” —el anarquismo es sólo una de ellas—, por lo que la idea de que el cierre tiene tintes políticos no es del todo descabellada. La cosa aquí es que parece que no quedan claras, y no podemos confiar, en las razones que da el gobierno.

 

ram_alicia2

 

Pero eso no es todo. Muchos conocidos míos, que están también en el “mundo alternativo”, que no forman parte del mainstream, que organizan conciertos, tocan en bandas y algunos incluso realizan actividades abiertamente anarquistas y radicales, desconfían también del Multiforo Alicia y de Ignacio Pineda. Al grado de que a algunos hasta les dio gusto que lo clausuraran.

 

Quiero dejar algo claro: yo no digo que hay que confiar con los ojos cerrados en nadie ni en nada. Al contrario, hay que desconfiar y cuestionarlo todo —es obvio que no soy el primero en decirlo, es una frase que es ya un cliché, pero que no por eso es falsa—. El problema es que a la hora de cuestionarlo todo y a todos, se les olvida cuestionarse a sí mismos. ¿Cuál podría ser la razón por la que alguien que está en contra del gobierno se alegre de que éste último clausure un centro cultural que, abiertamente, está también en contra del gobierno? La respuesta va más allá de mi comprensión, y no pienso ni siquiera intentar dar una explicación a esto. Supongo que aquí aplicará el caso por caso, y cada quién tendrá sus razones. Sólo espero que sean de verdad razones y no sin-razones, pensamientos que no se han tomado el tiempo de cuestionar y que sólo vociferan en las redes sociales para parecer más bakuninistas que Bakunin. Lo que sí me parece importante, es que todos tengamos claro que los gobernantes podrán salirse con la suya sí, y sólo sí, los gobernados se dejan. Cuando las fuerzas que resisten están separadas, la resistencia es inútil.

 

ram_foroalicia3

 

Al parecer, lo que está haciendo falta en nuestro país es lo que el teórico político argentino, Ernesto Laclau, llamaba —de manera equivocada— un “significante vacío”[2]. Digo de manera equivocada porque lo define como “un significante sin significado”, y no hay significante con significado, no hay significante que no sea vacío. Pero sigamos adelante, pues más allá de la pertinencia del nombre que les dé, partiré aquí de su utilidad para proponer lo que nos falta.

 

Más adelante en ese mismo artículo, hablando ya propiamente de la relación entre los significantes vacíos y la política, Laclau dice que “en un clima de extrema represión, toda movilización por un objetivo parcial será percibida no sólo en relación con la reivindicación u objetivo concreto de esa lucha, sino también como acto de oposición respecto al sistema”[3], y esto hace que varias luchas que podrían parecer parciales, puedan verse como parte de una misma lucha, de una misma causa, no porque tengan el mismo objetivo, “sino porque todas ellas son vistas como equivalentes en su confrontación con el régimen represivo”[4].

 

Debe prevalecer la equivalencia de nuestras luchas sobre la dimensión diferencial. El problema está, desde mi punto de vista, en que estamos atrapados en esta dimensión, y no hemos logrado saltar hacia la equivalencia. Aquel amigo “radical” de quien hablaba antes, no ha logrado dar el paso hacia el lugar de la equivalencia de su lucha con la de algunos otros, y lo mismo pasa con muchos más, que en su lucha contra el sistema, sólo son sustentadores de la “negación de la identidad reprimida”[5], o sea que sólo se representan a sí mismos en la lucha, y no logran ver que, en la confrontación contra el sistema represor, su lucha es equivalente a muchas otras.

 

ram_foroalicia4

 

Ver esta equivalencia pondrá de manifiesto una plenitud ausente, algo que no está, pero que si estuviera, “las cosas serían mejores” para todos. Esa plenitud ausente, que compartirían todos esos movimientos en lucha contra el sistema, podría convertirse en el arma más poderosa de su lucha. La cuestión está en que debe de haber un significante que signifique esa plenitud ausente; uno de entre todos los que están en lucha, representará dicha plenitud, y servirá de aglutinante de todos los demás. En ese momento, el sistema se enfrentará a una amenaza verdadera. Ese significante es, precisamente, el significante vacío que propone Laclau.

 

Ahora bien, es imposible proponer dicho significante, de hecho es imposible hasta pronosticarlo; sin embargo, creo que sí podemos darnos cuenta de este mecanismo y estar abiertos a pensar y analizar las luchas parciales, tratar de encontrar qué punto tenemos en común, y apoyarnos en dicho punto, en al equivalencia, para resistir juntos.

 

No me interesa decirle a nadie qué hacer al respecto; cada quién sabrá qué posición tomar, cuál será su estrategia, o si le interesa o no. Yo, por mi parte, dejo este texto al aire.

 

 

___________________________________________________

[1]http://www.jornada.unam.mx/2015/08/16/espectaculos/a06n1esp

[2] Laclau, Ernesto, ¿Por qué los significantes vacíos son importantes para la política?, en Emancipación y Diferencia, Editorial Ariel, Argentina, 1996. Pág. 69.

[3]Ibídem. Pág. 73.

[4]Ibídem. Pág. 78.

[5]Ibídem. Pág. 79.

 

 

 

Share:

Leave a reply