DeskLiteratura

Perfil crítico: Mangos de Hacha

//M. S. Yániz

lit_mangosdehacha1

 

La editorial Mangos de Hacha es, si se quiere; necesaria, única e imprescindible en la construcción de la tradición y los discursos del presente. Se podría decir que en cada época ha habido una editorial que cumple la función que al día de hoy lleva a cabo Mangos de Hacha. Tanto por la selección genuina de los textos que serán libros, como por la labor que los editores hacen más allá de la impresión: traducir y entrevistar. Cosa que convierte a algunos de sus integrantes, más que en editores, en curadores de la palabra viva.

 

El proyecto nace en 2005 con publicaciones especiales y tirajes cortos, para después consolidarse en lo que es hoy. Está integrada por José Luis Bobadilla, Juan Carlos Cano, Ricardo Cázares, Jessica Díaz y Tatiana Lipkes. Todos escritores, periodistas o traductores. MdH se centra en la impresión de libros indispensables para sus miembros. Su quehacer es la búsqueda de aquellos títulos que se quedan al margen. Al margen de la tradición, de los grandes poetas, del mercado, los discursos y las formas. El catálogo se divide en Poesía, Biográficos, Cine y Ensayo.

 

Es importante advertir la ambigüedad que supone “Biográficos”, pues funciona comercialmente, sin embargo, se engloba aquello personal pero que en sí es inclasificable. Entrevistas, memorias de poetas, cartas y diálogos. Aquello impublicable en el mercado tradicional que se rige por el esquematismo.

 

lit_mangosdehacha2

 

Como el libro de James Laughlin, Recordando a William Carlos Williams, que en su catálogo se antoja fundamental por varios motivos. MdH construye el eje de sus publicaciones de poesía alrededor del discurso poético posterior, anterior o al margen de la época de Ezra Pound o la generación beat, pero que no llegó a México. Como el propio Laughlin, que cargado de ironía poética, en este volumen recuerda a uno de los pilares de la tradición estadounidense a partir de las propias enseñanzas técnicas de Williams: el estilo llano americano o una suerte de verso libre narrativo. Además de su fuerza irónica, Laughlin cultivó también el quehacer editorial con New Order, donde publicó al propio Pound. Por lo que es importante editarlo y recordarlo como algo más que un poeta olvidado, se trata de un escritor e intelectual de una época crucial en el pensamiento en inglés.

 

Los volúmenes de poesía de la editorial comparten esta lógica que se constituye con el borde de la tradición. Aunque no se relega ni subordina cada poeta o poema, sí se busca generar un relato desde el margen. Hacer una relectura de lo que pasó entonces para buscar otras narraciones de ese pasado que hoy construyen el canon. Repensarlo, a fin de cuentas. La poesía en habla inglesa es traducida a cuatro manos porJosé Luis Bobadilla y Ricardo Cázares. Quienes dialogan la tradición y rutas interpretativas a la hora de traducir. Aunque traducir siempre supone riesgos, tienen la cortesía de que las ediciones sean bilingües.

 

A pesar de tratarse de un catálogo pequeño, los libros en torno al cine traen frescura a la excesiva técnica y monografía que inunda el mercado. Es el caso de Jonas Mekas con Diario de Cine; personaje algo desconocido pero que salió a la luz en 2013 con una retrospectiva en el MUAC. Sin él y su Diario de cine y la publicación Ningún lugar a donde ir, de la editorial CajaNegra, sería difícil tratar de entender el cine documental,cine-ensayo y las prácticas desde el archivo en el arte contemporáneo. Una rareza necesaria. Al igual que las Entrevistas a cineastas contemporáneos, de Tatiana Lipkes, que a pesar de fallar algunas preguntas donde el cineasta hace caso omiso, desvía o evidencia la impertinencia de lo preguntado, son un documento honesto e interesante por la panorámica de personajes que ofrece, la mayoría completos desconocidos como Weerasethakul, otro no tanto: Carax; Dumont, Korine hasta los íconos culturales como Jodorovsky.

 

lit_mangosdehacha3

 

El gran logro de Mangos de Hacha es justamente la traducción. Pero traducción allende la tarea fáctica. Traducción en el sentido de cifrar un lenguaje propio, el lenguaje del cine y las poéticas específicas, el lenguaje en sí, éste que se lee ahora. Así, Mangos de Hacha se puede valorar como una editorial que es a la vez ventana al mundo y al tiempo. Porque no sólo traduce el afuera, sino que cifra el pasado, retomando el margen de la tradición; busca y crea discursos(entrevistas) que no estaban antes pero que contribuyen al diálogo sobre el presente.

 

Cierto es que —como la mayoría de las editoriales independientes— pecan del fetiche de los pequeños relatos: lo raro, marginal, desconocido, inconseguible, etc. Pero, a estas alturas de la supuesta caída de la metafísica, ¿quién no se aferra a lo nimio o novedoso, y a aquello que pretende crítica o resistencia a la tradición, el sistema y el relato hegemónico? Posiblemente haya quienes no, pero el mercado del libro independiente desde el apellido se sentencia. Aunque, por otra parte, es una editorial del gusto burgués y hegemónico: los grandes nombres europeos o estadounidenses.

 

Pienso que el nombre de Mangos de Hacha podría hacer referencia a que pretenden ser una palanca que desencadene al pensamiento crítico, refresque la poesía mexicana —como el caso de Palas, de Ricardo Cázares (ed.) Aldvs, que es una suerte de epopeya del pensamiento occidental hasta la modernidad a partir de formas y poéticas importadas— con poéticas lejanas que tratan otras problemáticas.

 

¿Los libros? Los libros son más textos que libros. Un color al lomo, blanco y letras grandes en el mismo color. Sin imágenes: pulcro. Lo que importa es el contenido que desarticula alguna tradición.

 

lit_mangosdehacha4

 

Pertenecen a La Alianza de Editoriales Mexicanas Independientes (AEMI), cuyas 12 editoriales que la componen “tienen la particularidad de ser sellos que apuestan por la publicación de obras heterodoxas y arriesgadas, que no se rigen por intereses comerciales”. Claro, hay que recordar que al tiempo que aparece una mercancía aparece un usuario que la consume. De no ser así es sólo un objeto. Y los libros son, hoy más que en otro momento; mercancía. Selecta pero mercancía.

 

Se consiguen en algunas sucursales del Fondo de Cultura Económica, Gandhi, El Péndulo, en la librería Herder o bien, en su página de internet:

 

http://www.mangosdehacha.org/

Share:

Leave a reply