Desk

Festival Infinito

//Isaura Leonardo

desk_infinito01

 

La tarde del pasado 1 de julio, el Huerto Roma Verde, proyecto del colectivo La Cuadra, recibió por tres días al Festival Infinito (iniciativa de Luis Clériga) en su primera edición. Se trata de un festival multidisciplinario que busca reunir a lo más granado de la música alternativa e independiente hecha en México, de Radaid a Sonidero 13 pasando por Arcángelo Constantini o Futurología, en un entorno ecológico y sustentable. Y allá fuimos por una provocación: poetas “teloneando” músicos.

 

La programadora y poeta Zazil Collins (amiga de esta publicación) nos dio el pitazo de que habría lecturas de poesía para abrir a los músicos y bandas de este festival de sonidos contemporáneos y experimentales, y quisimos ver qué se suscitaba allí. Aunque no siempre la presencia de los poetas fue todo lo orgánico que hubiéramos esperado, momentos como la lectura de “Exorcismo Magno”, del poeta irlandés Dylan Brennan (@DylanJBrennan) acompañando a 220 & 66 White Forests o de Javier Raya (@javier_raya) con Todd Clouser y Luis Clériga, fueron el más contundente ensamblaje de esta posibilidad que brindan los espacios de músicas experimentales a la poesía, y viceversa. Un maridaje poco explorado en la escena contemporánea y del que quizá podrían salir cosas muy interesantes en una colaboración más articulada entre músicos y poetas, en espacios precisamente como el Festival Infinito que permite el flujo de esta amalgama por su orientación y por sus dimensiones.

 

 

Antes, Todd Clouser y Tania Carrera, y después, Diego Espíritu, Ximena Atristain, Ingrid Valencia, Yanine Verde, Andrea Grain, y varios poetas más hicieron lo propio con bandas como Musgos (de Tito Rivas), Ayer Amarillo, Israel Martínez o el dueto Extraños en el tren, cuyo set resultó vivificante y de una tremenda frescura en medio de la lluvia del primer día, que no se detuvo toda la noche. Es cierto, el festival se trataba de música, pero la idea de tener poetas como teloneros, además de inédita, es increíblemente fértil para empujar todavía más el horizonte de exploración de la multidisciplina y la colaboración. Me repito: las lecturas de Dylan Brennan y Javier Raya, por ejemplo, lo corroboran.

 

La alianza con Huerto Roma Verde fue más que propicia, el espacio es encantador y sin duda aún más aprovechable para próximas ediciones de Infinito o festivales del tipo. En el Huerto Roma Verde pueden rentar un espacio para cultivar hortalizas con asesoría de la gente que lo maneja, o comprar las que se cultivan allí, hacerles cariñitos a los gatos que adoptan y cuidan el huerto de plagas; o simplemente caminar.

 

 

El Festival ofreció, además, talleres de creación sonora, Neurofeedback y sonido, reciclaje de Hardware, entre otros. Enhorabuena por este esfuerzo que tiene mucho para dar aún.

 

 

Festival Infinito: https://www.facebook.com/INFINITOfest/?fref=ts

Huerto Roma Verde: https://www.facebook.com/huertoromaverde/?fref=ts

Instagram de Infinito: https://www.instagram.com/festivalinfinito/

Share:
Isaura Leonardo

Leave a reply