Literatura

Tus palabras se vuelven mi palabra. Entrevista no creativa a Kenneth Goldsmith

 

//Jazmina Barrera

lit_kgoslmith1

 

La mayoría de las entrevistas y los artículos sobre Kenneth Goldsmith concuerdan en una cosa: es probablemente el escritor más polémico en nuestros días. Hace ya tiempo, Goldsmith acuñó el término “escritura no creativa”, que desafía nuestra todavía muy romántica concepción de la creatividad y la autoría. A partir de él ha realizado una serie de proyectos que parten de la misma premisa: el lenguaje se encuentra en todas partes, a donde sea que miremos y escuchemos, y es suficiente moverlo, transformar su contexto, para que se convierta en algo completamente distinto. Es así como Goldsmith transcribió un número de periódico entero y lo convirtió en un libro y transcribió también los reportes del clima de todo un año. La transcripción, sin embargo, es sólo una de las muchas estrategias que propone la escritura no creativa, y la gran mayoría insisten en aprovechar las ventajas que ofrecen el Internet y las nuevas tecnologías para repensar la escritura, para reescribir la escritura, por así decirlo.

 

Siempre hay algo lúdico en estas estrategias, son como conjuntos de reglas para diferentes juegos. Leer a Goldsmith es una invitación constante al lector para unirse al juego o proponer el suyo propio. Por este motivo decidí dividir esta entrevista en dos partes. La primera son preguntas acerca del libro Escritura no-creativa, publicado en 2015 por Tumbona Ediciones y Sur+, y la segunda es algo que podríamos llamar una entrevista no creativa. Inspirada por las ideas en Escritura no creativa, elegí ciertas frases del libro y las acomodé como si fueran preguntas en un cuestionario de Proust. Sin embargo, Goldsmith tenía otros planes para este cuestionario: tomó mis preguntas y “simplemente las coloqué en un buscador y tomé no el primer resultado que recibí, sino el primero que era muy bueno. Los buscadores te devuelven mucha basura, el humano necesita revisarlo para extraer lo mejor, para balancear la relación señal/ruido. Extrañamente, muchos de los resultados de la búsqueda me llevaron directamente a mi libro, así que sólo tomé esas”. Aquí está el resultado.

 

Jazmín Barrera: Escritura no-creativa insiste una y otra vez en buscar métodos experimentales de escritura y de circulación de la información. Cuando terminé de leer el libro, la primera pregunta que me vino a la mente fue: ¿Por qué escribir esto en un libro? ¿Por qué no utilizar las mismas herramientas de la escritura no creativa para explicarla?

 

Kenneth Goldsmith: He utilizado las herramientas de la escritura no creativa durante las dos décadas pasadas para escribir libros de longitud épica que demuestran y representan a la escritura no creativa. Después de haber enseñado esto durante muchos años, quería hacer accesibles estas ideas a través de los ensayos más claros que pudiera escribir. Irónicamente, cada idea en el libro es “original”, aunque estoy escribiendo acerca de maneras de no ser original. La práctica y la teoría son cosas distintas.

 

lit_kgolsmith2

 

JB: Mencionas casi al final de Escritura no-creativa que hay algo en el objeto del libro que hace que se sienta muy “real”. ¿Qué crees que sea? ¿Qué ventajas ofrece el libro frente a los medios de publicación digitales?

 

KG: En una época sin precedentes en información y lenguaje, el libro literalmente congela un momento en lo que Walter Benjamin llamó una “constelación dialéctica”, que es una técnica para detener un flujo, que reúne ideas en un lugar para que puedan ser examinadas. Por supuesto, los libros siempre han tenido esta función, pero en la era digital, es por esto que el libro se ha vuelto más esencial que nunca. El mejor escritor hoy en día es el mejor editor de información preexistente.

 

JB: Si la escritura conceptual parece encontrarse en una especie de terreno indefinido entre arte y literatura, ¿qué es lo diferencia la escritura conceptual del arte conceptual?

 

KG: El hecho de que se identifica como “escritura”, no arte. El arte conceptual murió hace mucho, pero esas mismas ideas nunca han sido de verdad puestas a prueba en la literatura.

 

JB: En cuanto a tus ideas acerca del copyright y de la circulación de las ideas, me hicieron pensar en la forma en la que funcionan las narraciones orales, los cuentos folklóricos, que no tienen un autor y que se modifican constantemente en boca de distintos narradores. ¿Podrían estas nuevas formas de escritura que propones ser una especie de regreso a ese pasado de la literatura?

 

KG: El internet es una gran máquina de copiado. Mientras estemos en la era digital, toda la cultura es una cultura de la copia. Toda la cultura se comparte; todas las palabras ya han sido usadas; ningún lenguaje es original. De esta forma, no poseemos nada pero lo compartimos todo. Tu historia no es tu historia; tu historia es una formación temporal del lenguaje que articula una idea, que entonces explota, se atomiza, y regresa al gran océano del lenguaje, ese en el que todos nadamos. Tus palabras son mi palabra: sólo lluvia que se convierte en agua para beber, que se convierte en orina.

 

lit_kgolsmith3

 

JB: En el práctica de la escritura no creativa, ¿no persiste el fetiche de la originalidad en las ideas y la selección?

 

KG: Sí, ese es precisamente el punto que prueba el libro. No existe la no-creatividad como tal; aquello que llamamos creativo ya no lo es. Es una inversión de forma que la creatividad pueda volverse creativa una vez más.

 

JB: Escritura no-creativa se acaba de publicar en México en una coedición de las editoriales Tumbona y Sur +. ¿Qué le recomendarías a un maestro que enseña escritura no-creativa en una zona con acceso restringido o nulo al Internet y las nuevas tecnologías?

 

KG: Haz que tus estudiantes transcriban cinco páginas. El lenguaje está en todas partes, en abundancia y a la espera de ser recontextualizado y replanteado. Es un problema muy hermoso, el de la abundancia.

 

JB: Este es un libro muy optimista. En ciertos momentos se habla inclusive de una especie de cyber-utopía para el futuro de la escritura. ¿Existe algún peligro en la escritura no creativa?

 

KG: Me mantengo optimista. Por otro lado, soy optimista por naturaleza. Hacemos la red a nuestra imagen; somos feos y majestuosos. También así es la red. Tal es nuestra condición humana y maquinal. La tecnología no es moral; es neutral, una herramienta. Será utilizada igualmente para una gran belleza y para una enorme destrucción.

 

lit_kgoldsmith

 

 

Segunda parte// Entrevista no creativa

 

Inspirada en los procedimientos de la escritura no-creativa, que trasladan información de un contexto a otro, hice esta selección de frases de Escritura no-creativa que funcionan como una especie de cuestionario Proust. A éstas Goldsmith respondió buscando las frases en internet y seleccionando la opción del buscador que más le gustaba.

 

  1. Una ciudad.

Una ciudad es un asentamiento humano grande y permanente.

 

  1. Una pieza de música minimalista.

“Short Ride in a Fast Machine” es una pieza de música minimalista.

 

  1. Una forma de iluminar la ruina.

Pero tenía una forma de iluminar la ruina —una manera de hacerla

espectacular, visible, audible.

 

  1. Los libros más desorientadores de toda la lengua inglesa.

Lo mismo aplica al resto de Finnegans Wake, que se presenta como uno de los libros más desorientadores de toda la lengua inglesa.

 

  1. Un gran amante de la palabra impresa.

Stephens, un gran amante de la palabra impresa, veía el futuro como un video.

 

  1. Cualquier forma retórica.

La iterabilidad de la historia –o de cualquier forma retórica– es, por supuesto, producto de su extrañeza

 

  1. Una buena tienda de discos o la tienda de un museo.

Quien se dé una vuelta por una buena tienda de discos o la tienda de un museo se encontrará con cientos de artefactos de la vanguardia histórica hermosamente empaquetados.

 

  1. Algo de la soledad.

Mientras que la primera línea sugiere que él en verdad sabe “algo acerca de la soledad”, incluso cuando se afirma de forma negativa.

 

  1. Un objeto que no requiere de un público espectador, sino de un público pensante.

Un objeto que no requiere de un público espectador, sino de un público pensante; nadie nunca se ha detenido ante el mingitorio de Duchamp anonadado.

 

  1. Un autor ausente —aunque muy presente.

Internet se ha convertido en el espejo del ego de un autor ausente —aunque

muy presente.

 

  1. Un poema.

Un poema comienza como un bulto en la garganta, la sensación de que algo está mal, una nostalgia, un mal de amores.

 

  1. El espacio de un choque.

Es el espacio de un choque. Extinción y extinguiéndose. Negociación y negación.

 

  1. Una obra en proceso.

Obra en proceso (contable e incontable, plural obras en proceso)

 

lit_kgoldsmith4

Share:
Jazmina Barrera

Leave a reply