Literatura

Somos los zánganos del Sector 7G

//Genaro Ruiz de Chávez O.

lit_anuarlibro

 

¿Qué hacer si nuestro presente está en las manos de los cretinos que trabajan en el Sector 7G?

 

Me pregunto esto después de haber leído el poemario Sector 7G de Ánuar Zúñiga Naime (Ciudad de México, 1982). En este libro encuentro una serie de rasgos que habríamos de señalar, ya como particularidades, ya como síntomas de cierta poesía que se está escribiendo en México.

 

La voz lírica de Ánuar Zúñiga testifica un caudal de emociones cuya nota principal es la melancolía, pero detrás del imperio de la bilis negra, existe una rabia atemperada por el día a día. Esta voz, melancólica y rabiosa como la «pérdida total», no es carente de intensidad y humor ácido -humor de «whiskey con tonic a las siete de la mañana del martes»-.

 

El mundo referencial de Sector 7G incluye su dosis de referencias obligadas a Los Simpson, o a la lastimera escena de los créditos finales de la serie Hulk en los años setenta, donde vemos a Bruce Banner, desarraigado y despojado de su rabia, pidiendo aventón en avenidas industriales. Aquí, en comparación a otras poéticas vigentes en las que la cultura pop nos ofrece el consuelo anestésico tras la pérdida de los grandes mitos, la referencia compartida se vuelve un veneno destilado por el desencanto. Ánuar Zuñiga no habla desde el lamento bobalicón del millenial y otras cosas afines; lo hace desde un punto determinado, desesperado quizás, que interpela a la precariedad vivida por el lector, vinculando complicidades y cerrando el círculo comunicativo.

 

Por otro lado, habríamos de notar la diversidad de formatos a la que el autor echa mano. Existe una exploración formal de registros poéticos, con una marcada predominancia de poemas directos, surgidos de la experiencia, que denotan su inclinación hacia la oralidad. La búsqueda de un ritmo y cadencia de corte «eslamero» son apreciables durante la lectura en voz alta.

 

La frustración en las relaciones interpersonales, la estrepitosa caída y muerte de la clase media, así como la pérdida de la dignidad frente a la muerte, son algunos de los blancos alcanzados por Zuñiga. En ese sentido, de frente al estado actual del mundo, esa voz expresa la sensibilidad de un hombre joven, al mismo tiempo que nos plantea la posibilidad del poema como una forma de exorcismo.

 

También, deja una pregunta abierta a quien se le antoje hacérsela:

 

¿Y si los cretinos del sector 7G somos nosotros?

 

El increíble Hulk

1

La imagen de Bruce Banner

alejándose a pie por una carretera

siempre me hace pensar en mi padre

en su camisa de cuadros roja

y en su olor cigarros Comander

 

2

Banner compró un periódico

que mostraba la ciudad en llamas

manejó 15 kilómetros desde el banco

esquivó a un perro que cruzaba la avenida

 

Mientras se alejaba miró por el retrovisor

 

el perro ardía también

 

3

En casa Banner me ayuda con 4 problemas de matemáticas

5 oraciones con sujeto y predicado

Resuelve el pago del gas

las bolsas negras de basura

 

Mira las caricaturas conmigo

y cambia al futbol en los comerciales

 

En la cama

las sábanas se le pegan al cuerpo

como el olor a quemado

 

4

La espalda de Banner crece como un muro

contra el que se estrellan los gritos de mi madre

 

Las venas de su cuello saltan

mientras abre cajones y maletas

 

Los dedos revientan los zapatos

cuando camina hasta a mi cuarto

me besa en la frente y dice «Pórtate bien»

 

Su peso vence

los escalones

al pisarlos

 

Al llegar a la puerta es tan grande

que intuyo

no podrá        a t r a v e s a r l a

 

5

De Banner solo conservo los nudillos en el yeso de los muros

cuatro libros con tapas de keratol verde

historias de indios y vaqueros

que persiguen lo oxidado de los trenes

 

 

Sniper

Querías ser como Bart pero te parecías más a Millhouse

y Cobain acariciaba la escopeta

mientras tu padre se llenaba de canas

por culpa del dólar que de un día para                otro

 

En la televisión

el chupacabras mordía el tratado de libre comercio

y nuestra única esperanza era Pamela Anderson

que corría en cámara lenta los viernes de 9 a 10 en un bikini rojo

 

Los adultos decían que estaba bien ser negro pero estaba mal ser marica

mientras alimentaban perros estropeados por debajo de la mesa

y el abuelo era el lodo en que se hundían las raíces de una máquina de diálisis

 

No conocías la necesidad de esconderte en lo ciego de las sábanas

de tener los dedos afilados para señalar

 

Los 12 años eran Las gatitas de Porcel con el volumen hasta abajo

Brasil contra Italia en penales

 

Tu madre dejó de hablar con los vecinos por la música tan alta

y los noticieros decían el terremoto en Los Angeles

el incendio en Australia

el Discovery tripulado por un ruso

Colosio

Nixon

Ruanda

 

Maradona y la efedrina

 

La calle estaba llena de mantas de Todos somos Marcos

y nadie te había explicado

que a veces en la garganta

anida el germen de la asfixia

 

que la gente solo aplaude cuando el equilibrista resbala de la cuerda

 

Fingías catarro para faltar a clases y no conocías la gastritis nerviosa

el impulso de fumar en ayunas

 

Ignorabas que terminarías siendo el francotirador

 

que muere de viejo

 

esperando para jalar del gatillo

 

 

Disclaimer

The Walt Disney Company no se hace responsable si la mujer en coma no despierta después del beso. La vida humana es imposible bajo el mar. Tener enanos trabajando en las minas podría ser ilegal en su estado, consulte la legislación vigente. Carruajes cortesía de Maserati. Usted podría no vivir feliz para siempre.

 

lit_libroanuar2

 

Ánuar Zúñiga Naime, Sector 7G, Ediciones El Humo, col. Brazos Labios, Querétaro, 2015.

 

Share:

Leave a reply