Literatura

ATOM

//Artemio Ramón Fernández*

atom_miercolessanluis

En Registromx no queremos obviar que México es un país multicultural y multilingüe; no queremos seguir siendo parte de las prácticas culturales naturalizadas de acordonamiento de las expresiones lingüísticas diversas; ni queremos seguir evitando mirar y escuchar a las naciones originarias con quienes compartimos territorio y cielos. Por ello, por medio de la serie “Atom”** abrimos nuestro espacio como amplificador del trabajo poético de autores en lenguas mexicanas. Como dice la lingüista Ayuujk, Yásnaya Aguilar: “La literatura mexicana, y todos los elementos que conforman ese sistema, tendría que ser diversa lingüísticamente puesto que la literatura que se produce en México ahora lo es. Literatura multilingüe en un país multilingüe”.***

 

Los editores

 

**

AN IBÍL

Naná u úluwantse´: ¿Ách, ju´ta’, walám, wawa´ tu tál?

U ach, in bina´ in wal, anitana´ k´wajatakpatal an t´ujublam xi nana´ u exlálak,

patal an tsink´odhbel xi u elámalak tam in ubat´in, ani in úluw:

-Wawa´ u táltiál an ichichtitsabál,

wawá u tál tin káwintal a Mámani an ja’,

ju’tatik’wajiyanto´olani an k´amal,

anpáw xi kaleltijom

tamwawá u wa´tsin.

Wawá u tal ju´ta ti wa´tsinants’én

ju´ta ti exmáts  an bixnél,

tam, ts´ikin an ejatalab:

¿Yab a mámjita´ in úluw:

Kaexbayju´ta tit chich

aniyabkauk´chiy

kom nix i káwintal

pel a ichich?

 

La raíz

Yo dije así: ¿Abuela, de dónde, quizá, nosotros venimos?

Mi abuela, dio su rostro, y ahí estaban todas las piedras que yo conocía,

todos los caminos, escondidos, que yo había encontrado cuando jugaba, y dijo:

-Nosotros venimos del corazón de la tierra,

nosotros venimos de la voz de Mám y del agua,

en donde estuvieron el pescado y la lumbre,

el humo que sale del incienso

cuando nosotros nacimos.

Nosotros venimos de donde nacieron los cerros

de donde empezaron las danzas

entonces, nació la vida;

¿No fue tu abuelo quien dijo:

Entiende de dónde viniste

y no lo olvides

porque esa voz

es tu corazón?

 

 

U tal ti bel

Té u tál, té u tálets’ey

aniyab i exlálmaxkalámnekuk’wajiy te’, junil,

te’ ti tsabál xi tu pidhalju´takuk´wajiy.

Te’ u tál, te u k’wajat

te´ ju´tatiwa´tsinpatal an ót

ani in buk´lá an akal

itil tam u búk´nal an t´ujub

tamkaúlits an púlikáb,

te´ ju´ta ti k´wajatanik´ xi tal ti Éb, ti k´ailál.

Te u tál

k’alpatalank´aniláb xi tu olchij u mám,

ankáwintal xi tu exóbchij u ách.

 

Tam tin exobchijkubixna´ ank´anilab

ani an k´ak´alk´wajatakpunattitokow

umám tin olchij:

Yabów kit k´wajiy

ank´aniláb ne kats’ikinxok´i.

 

 

Venimos del camino

Aquí venimos, aquí venimos siempre

y no sabemos si mañana estaremos aquí, de nuevo,

aquí en la tierra que nos da en donde vivir.

Aquí venimos, aquí estamos

aquí en donde nacieron todas las estrellas

y quebraron la noche

como cuando se quiebran las piedras

cuando llegan las grandes lluvias,

aquí en donde está el viento que viene del Cielo, del paraíso.

Aquí venimos

con toda la música que nos enseñó nuestro abuelo,

la lengua que nos enseñó nuestra abuela.

 

Cuando me enseñó a bailar la música

y el sol estaba trepado en la nube

mi abuelo me dijo:

No estés muy lejos

la música empezará en un momento.

 

 

Kaats’a’ anakal

Wawá´, te´ u k´wajatjunilk’i

ani i aychalpatal an ik’

patal an ja’

ju´tatik´wajattsink´odh an t’ujub

jú´taexmats an k´amalanitsí´kin an akal

jú’ta, tatá’, tik´icháj,

itubat’nének.

 

An akalyabatsk´wajatkwetem

itil tam wá’tsintikawintal,

tam in pok’ow an já’

ani in pidha’ an ejataláb

anjel

ani an ik’.

 

Tsakamalabelkwitol, yabáts kit uk’in

kitubát’its

yabats ne kawichiy an jailáts,

anpuweljá,

an Mam xi tekedhtsakukmá;

xó, kwa’jat an alabélk’amal

xitibelatnál tam tatá’ it wayal.

Kit buxkante’

wanakitsu’úw

analté’, an tokow

anjó’chal

xi u ach tu jilchij.

 

Siente la noche

Nosotros de nuevo estamos aquí

y esperamos todo el viento

todo el agua

en donde está escondida la piedra

en donde empezó la lumbre y comenzó la noche

en donde tú, de día,

has jugado.

 

La noche ya no está sola

como cuando nació de la palabra,

cuando quebró el agua

y le dio vida

al rocío,

al viento.

 

Niño hermoso, no llores más

juega ya,

ya no va a regresar la hambruna,

la inundación,

el Mam que es muy enojón;

ahora, está la hermosa lumbre

la que te preserva cuando descansas.

Siéntate aquí

vamos a ver

el monte, la nube

las montañas

que nuestra abuela nos dejó.

 

*Artemio Ramón Fernández(San Luis Potosí, México, 1986).Nació en la Huasteca potosina, ha vivido en las ciudades de San Luis Potosí y Santiago de Querétaro. Hizo estudios en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, y talleres de creación literaria, entre ellos el Taller Libre de Literatura del Museo Othoniano. Ha publicado poesía en distintas revistas electrónicas. En septiembre de 2015 fue seleccionado con el cuento“Tiempo transfigurado” para el compendio Palabras Libertas, por la Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado de San Luis Potosí.

 

**Atom, nos dice Yásnaya Aguilar, significa “nosotros” en lengua Ayuujk, variante de Ayutla, un nosotros que incluye al interlocutor. Agradecemos a Yásnaya su atenta y valiosísima colaboración para conformar esta serie.

*** “¿Literatura? ¿indígena?”, disponible en: http://www.letraslibres.com/blogs/simpatias-y-diferencias/literatura-indigena.

Share:

Leave a reply